42121f00ffc451d0c288e11c1f28cbd4_L

Posted On Julio 1, 2016 By In POLITICA And 1292 Views

Abstención electoral

Abstención electoral

Desde los medios de comunicación se tiende a dar por hecho que la abstención electoral es muy alta, nadie lo discute, y que en la práctica parecería que estaríamos en niveles preocupantes si no cada vez peores. No obstante, en muchas ocasiones, lo que se tiende a aceptar como algo de sentido común está lejos de ser exacto, cuando no falso. Ya hicimos un ejercicio de este tipo en el post tras los resultados de las elecciones del 20D en ¿Es la ley electoral tan culpable?

La mejor forma de comprobar es recurrir a los datos en lugar de a las meras opiniones. Para ello el CIS tiende a ser la fuente de datos más adecuada ya que existen series históricas muy amplias, en otro post se podrá tratar la escasa validez de la mayoría de las encuestas en circulación o la coincidencia ideológica con el medio que la publica y los datos. Para este análisis sobre la abstención nos hemos remontado hasta enero de 1996 para tener 20 años de datos.

Lo primero es diferenciar entre abstención (voto nulo, en blanco y no votaría) e indecisión (no sabe y no contesta) cuya suma total está representada en el gráfico por la línea de color rojo. Tras las elecciones la suma de abstención e indecisión total pasó del 30% al 34% y es posible que crezca debido a la falta de gobierno y repetición de las elecciones como factor disuasorio. Analizando los datos vemos que el primer hecho interesante es que el pasado diciembre estuvimos en el segundo mínimo histórico desde 1996 e igualado con abril 2008 con un 30%. Desde el año 1996 solo hubo unas elecciones generales con una menor tasa de abstención, entre enero 2004 y abril 2004, que fue la reacción social a los atentados de Madrid del 11M, que contrajo la abstención desde el 41% al 24% en un solo un mes.

42121f00ffc451d0c1c1f28cbd4_L

Desde enero de 2014, cuando la abstención marcó un máximo en la serie temporal con un 56%, la tendencia ha sido una creciente intención de participación en las elecciones generales. Lo que muestra el efecto movilizador de la situación económica, la reactivación del vínculo entre política y sociedad y la campaña electoral que supuso la ruptura histórica del bipartidismo. De hecho, también la indecisión se redujo desde el 22% de octubre de 2015 al 14% enero 2016. Y lo mismo sucedió con la intención declarada de “no votar” que cayó desde el 24% de enero 2014 al 10% del pasado enero. Lo que también se repite con el voto en blanco que cayó del 8% en enero de 2014 al 2% en enero de 2016.

Los datos no hablan solos pero ayudan a entender la situación de cada momento. No obstante, estos sólo son datos muy agregados. Una correcta comprensión de la abstención obliga a separarla analíticamente de la indecisión. Es necesario añadir una mayor profundidad ya que entender cuándo o cuánto no es suficiente. Hay que analizar el cómo de fácil o difícil se les pone a los ciudadanos para votar por correo o aquellos que viven fuera del país según el gobierno de turno (tradicionalmente se tiende a sostener que los residentes fuera de España penalizan al gobierno), igualmente hay que comprender el dónde, quiénes, el porqué, qué significa o qué desmoviliza o moviliza la abstención. Sin duda, de nuevo, un fenómeno aparentemente simple exige una mayor seriedad y profundidad de la que parece prestársele desde los medios de comunicación profesionales. Es de esperar que los analistas de los partidos políticos sean más científicos en sus análisis.

Es adecuado que se incentive el voto pero no a costa de la verdad o simplemente a costa del sentido común científico más elemental. La otra alternativa solo apunta a un cierto analfabetismo científico básico de los medios de comunicación. No obstante, cada ciudadano es muy libre de decidir si participa o no en unas elecciones, por lo cual la abstención no puede ser considerada como una disfunción social o anomalía democrática sino un fenómenos social de cierta complejidad que tiende a ser tan sobreponderado como infracomprendido.

Post publicado originalmente en Apple Tree Communications

ATC para post

creative_commons

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Loading Google+ Comments ...
Follow

Get every new post on this blog delivered to your Inbox.

Join other followers: