no game

Posted On junio 5, 2015 By In BLOG, COMUNICACION, MARKETING And 3348 Views

El negocio de Facebook y Twitter con nuestras vidasFeatured

El negocio de Facebook y Twitter con nuestras vidas

Facebook informó hace poco que a partir del mes de mayo habrá (de nuevo) cambios en su política de privacidad. Como siempre. La cuestión que nadie parece plantearse es que esa política unilateral de los cambios en la política de privacidad de Facebook es algo muy parecido a no tener ninguna política de privacidad sino un sistema de control unilateral. Parece haber poco eufemismos mayores que este.

Los cambios que ha comunicado Facebook en su política de privacidad afectan a la información que facilitará a terceros a través de su API. Este cambio tiene unas implicaciones que no parecen haber llamado mucho la atención. La principal consecuencia es la reducción en los resultados visibles de Facebook disponibles para análisis en todas las herramientas de monitorización que existen en el mercado.

La nueva API de Facebook la versión 2.0 está ideada para que cualquier comentario individual de un usuario – sea este comentario público o privado – en su página personal sea considerado como privado. Lo que aparentemente sería una buena noticia para la privacidad de los usuarios. Facebook corta a las herramientas de monitorización la funcionalidad de búsqueda de comentarios públicos en los muros personales search API y dejará de facilitar con su nueva API los post públicos de las páginas personales. Es difícil de estimar pero esta decisión supondrá que las herramientas de monitorización pierdan más de un 25% de los datos que antes, si eran capaces, capturaban de Facebook. Las fan-pages de Facebook siguen siendo accesibles pero el valor de mercado de lo que sucede en esas fan-pages es menor desde el punto de vista del data mining y la privacidad de cara a su potencial comercialización a terceros.

Sin aparente relación con lo anterior Twitter compró hace meses la empresa GNIP, lo que fue noticia en el WSJ Twitter Paid $134 Million for Data Partner Gnip Y hace poco anunció que asumía la comercialización de sus propios datos; algo que habían hecho hasta entonces empresas como Datasift. Esta empresa anunció en su blog el fin de la relación para el próximo agosto Twitter Ends its Partnership with DataSift – Firehose Access Expires on August 13, 2015 Lo que significa que Twitter comercializará directamente sus propios datos.

Si lo anterior lo ponemos en contexto económico podemos ganar algo de capacidad de comprensión. Según Bloomberg Twitter tiene un valor más de 111 veces mayor a sus ganancias previstas (ratio P/E) para este año. En el caso de LinkedIn, el ratio es de más de 100 también y Facebook 40 veces (datos de mediados de mayo de 2105). El mismo análisis aplicado a Google tiene un valor muy diferente y positivo, sólo 20; para Apple es de 14; Ebay 19… Esto es, las Redes Sociales no parecen tener una situación muy boyante al ser comprendidas, no como redes relacionales sino como empresas. Que es lo que son realmente y, por tanto, están sujetas a las mismas exigencias de productividad y beneficios que cualquier empresa.

Los movimientos de Twitter y Facebook sobre las políticas de privacidad o, lo que es lo mismo, el acceso a los datos personales que los usuarios vuelcan en ellas de forma voluntaria -y que construyen las mayores de bases de datos o CRMs del mundo por su escala- se pueden comprender como la necesidad de maximizar sus ingresos. Unos ingresos que están en el valor de los datos personales. Unos ingresos que convierten a los usuarios en productos, una reflexión hecha hace años Cuando un servicio como Facebook es gratis, tienes que preguntarte si no serás parte del producto y que ya parece ser una idea de sentido común. Lo que están haciendo Twitter y Facebook es privatizar los datos privados para venderlos a terceros amparados en los hologramas de política de privacidad que cambian unilateralmente.

En definitiva, no sólo asistimos a la comercialización de nuestros datos sino un paso más hacia el fin de la privacidad. Una idea de negocio para emprendedores: sin duda, acabaremos pagando –los que tengan recursos- por defender nuestra privacidad. Ante esta deriva de control lo más peligroso no es lo que hoy vayan a hacer con esos datos Twitter y Facebook sino lo que pueden llegar a hacer en un futuro con ellos y las consecuencias que esa comercialización a terceros pueda tener para cada uno de nosotros en nuestras vidas. El accidente tecnológico, en términos de Paul Virilio, está servido.

Post publicado originalmente en

ATC para post VD

creative_commons

2 Responses

  1. Pagar por defender la privacidad es algo que ya ocurre: mira los términos de servicio de algunas webs de dating. Si quieres borral el perfil definitivamente, paga. Y se supone que los datos pueden ser mucho más embarazosos (a priori) que los que se dejan con toda inocencia en Facebook.

    Hace tiempo que defendemos – al menos dentro de Tc – que la única forma futura de aprovechar los datos de los usuarios sólo va a poder suceder – si no eres Facebook – con su entrega voluntaria en una relación donde el valor añadido por el que se entregan los datos sea evidente y claro para el cliente/usuario, y que sólo así podré hacer buenos análisis de predicción y generación de valor que mejoren rentablidad, experiencia de servicio y fidelidad del cliente. Hablo de datos que vayan más allá de un correo electrónico y una fecha de nacimiento.

    Eso incluye un uso legítimo y una custodia cuidadosa. Por el lado optimista, el mundo ya se dividió en spammers (una subcultura criminal que es filtrada y combatida por medios electrónicos y que más o menos se convive con ella) y quienes respetan el uso de los correos, que son todas las compañías que más o menos podríamos llamar, en plan norteamericano, legítimas.

    La duda surge porque el potencial de perfilado de usuarios puede tener lados oscuros (o tiene ya) que vamos a ver cómo se aprenden a gestionar, por ética de negocios, por regulación y por aprendizaje de usuarios: saber que tengo una propensión determinada a contraer una enfermedad es una arma de doble filo para una aseguradora pero, también, no seamos ingenuos, para el estado, que puede tener ideas curiosas en su forma de fijar impuestos o de organizar sus controles de seguridad.

    De todas formas, para el usuario normal, incluso el consciente de que es el producto y que están sus datos, la percepción de maldad es nula al tiempo que sigue divirtiéndose comentando la cerveza de sus amigos: es demasiado complejo relacionarse de otra forma.

    Por otro lado, no deja de ser interesante (por contradictorio, avanzado en partes, defensivo y ofensivo a la vez) el discurso de Telefonica para presionar a los reguladores: para que Google/FB/Amazon/Twitter pasen por el aro europeo – y de paso, continuamos con la lucha de influncia en los iconos culturales que ya trajo el cine y su regulación – quiero una neutralidad tecnológica que proteja los datos y sean portables con seguridad. De paso, evidentemente, yo encuentro la forma de hacer más dinero y que ellos hagan menos. La credibilidad de la compañía como defensor del débil no es enorme, pero el frente queda abierto en una dimensión algo sideral en términos de lucha de poder.

  2. Pingback: Criticidades» Archivo del BlogAforismos del ocaso dospuntocerista (lxxxvii) - Criticidades

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Loading Google+ Comments ...
Follow

Get every new post on this blog delivered to your Inbox.

Join other followers: