Sin título-1

Posted On Noviembre 2, 2014 By In BLOG, MARKETING And 2061 Views

El contenido no es el rey, es la moneda (1)

El contenido no es el rey, es la moneda

Hace años, en el 2007, escribí un artículo que llamé Es muy difícil comprender (de verdad) ideas simples donde afirmaba “Las personas, a pesar de lo que solemos afirmar, adoramos las ideas complejas porque para comprenderlas le hemos dedicado bastante tiempo, mucho esfuerzo y eso (deducimos) debe tener un alto valor […] Las ideas simples parecerían que tienen menos valor por el hecho de ser comprensibles para muchos; y para empeorarlo, se suele dedicar poco tiempo y menos esfuerzo en ejecutarlas”. El artículo trataba de simplificar la toma de decisiones en un contexto donde la velocidad y la complejidad parecen hacer imposible un conocimiento profesional asentado en relación con Internet.

Esto viene en relación con el creciente ruido sobre lo que se debe o no se debe hacer en los medios sociales o por qué conviven las malas y las buenas decisiones de comunicación con total normalidad. Lo sorprendente es, siendo simple, que después de cerca de 30 años de existencia de Internet: 1) no se haya generado ya un suficiente conocimiento asentado sobre comunicación online con la excusa de que todo es nuevo y 2) que se siga haciendo mala comunicación y mal marketing.

Por eso conviene, quizás, reflexionar y sintetizar al máximo lo que debemos tener en cuenta a la hora de comunicar por escrito, la actividad fundamental en Internet sea cual sea el canal donde la necesidad general que crea que el mercado es la búsqueda de información, por tanto el valor de intercambio es el contenido.

Algunas ideas básicas de webcopy

Pensando en los usuarios
Las personas no leemos los sitios web del mismo modo que podemos leer el material de impresión. Existen algunas claves que afectan a la reacción de los usuarios al contenido online:

  • la necesidad general que crea que el mercado es la búsqueda de información, por tanto hay que facilitar la identificación de la búsqueda primero y mostrar los contenidos extensos después. Esto es, mientras se busca no se desea leer, no hay que obligar a pensar al usuario, cuanto más extenso el texto menos probable que sea leído en la fase de búsqueda, sólo cuando se ha encontrado lo que se busca es cuando se presta atención detenida al contenido.
  • los usuarios de Internet son activos y no pasivos (como con la prensa escrita o la televisión sujetos a una experiencia muy concreta de consumo de información) somos buscadores (información, entretenimiento, etc.) y si no encontramos lo que buscamos rápido y fácil abandonamos los sitios en pocos segundos. Por lo que hay que mostrar el valor de lo creado en apenas 15-30 segundos a partir del diseño de la experiencia de usuario y no sólo del look & feel.
  • todo el mundo afirma que hay que pensar en el usuario. Sí, pero la realidad muestra que en lo que más se piensa es (diferentes alternativas) en lo cool que se siente el diseñador, en el branding, en los productos, en poner el máximo de información en el menor espacio, en la publicidad porque no hay otros ingresos en el site, etc. y sí luego, quizás, en el usuario.
  • Al redactar hay que pensar en la audiencia o audiencias reales e incluso crear “personas” que identifiquen a nuestras diferentes audiencias para tenerlas en mente siempre. Esto puede ser de gran ayuda puesto que un error habitual es que quién crea y redacta contenidos se auto identifique como el mejor representante de la audiencia, esto es, se identifica como la audiencia idónea del site sea o no así (no suele serlo casi nunca).
  • Las habilidades comunicativas por escrito son muy importantes para capturar y mantener la atención y luego transmitir algo relevante a los usuarios. De ahí la diferencia de las exigencias de éxito en Facebook (un canal mayoritariamente narcisista) y en Twitter (más complejo el capturar y mantener la atención). Así, revisar el sentido y significado de lo escrito y buscar la precisión y concisión es vital, ya que todo el mundo puede interpretar lo escrito de forma ambigua, imprecisa o poco clara.
  • Por último, no asumir que el usuario tiene mucho tiempo para estar en nuestro site. Puede ser que consigamos que pase una buena cantidad de tiempo con nosotros, pero no lo demos por seguro ni anticipado hasta comprobarlo en nuestro Analytics.

En el próximo post El contenido no es el rey es la moneda (2) abordaremos qué ideas debemos tener presentes a la hora de redactar.

Post original publicado en

ATC para post VD

creative_commons

2 Responses

  1. Pingback: Auge y caída del mantra digital “El contenido es el rey” | Periferia Digital

  2. Pingback: Auge y caída del mantra digital "El contenido es el rey" - Marc Martí | Observaciones, reflexiones y dudas sobre la digitalización. Sobre todo dudas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Loading Google+ Comments ...
Follow

Get every new post on this blog delivered to your Inbox.

Join other followers: