Posted On Mayo 22, 2012 By In BLOG, REPUTACION ONLINE And 612 Views

Paradojas de Internet: Qué (sí) es la reputación online

Entre las muchas paradojas a la que nos enfrenta Internet hay una que llama la atención especialmente: la convivencia de lo significativo con lo anecdótico, de la verdad con lo falso, lo importante con lo vacuo, el conocimiento confundido -en el mismo plano- con auténticas necedades. Con el tema de la Reputación es otro ámbito donde se amalgaman todo tipo de opiniones desde diversas áreas y conviene tener en cuenta algunas ideas simples para no confundirse con la reputación, ya que el significado de algo, por muy relativistas que nos hayamos hecho, no todo depende desde donde quiera uno verlo.

Por ejemplo, algunos dedicados al SEO tienden a afirmar que gestionan -o peor- crean la reputación de una marca en función del orden de aparición en los resultados de Google bajo un número determinado de palabras o conceptos de búsqueda. Al mismo tiempo, aquellos que han desarrollado tecnologías de rastreo tienden a afirmar que interpretan el significado y sentido de las opiniones mostrando de manera automática la reputación de esa marca según sus herramientas y desarrollos semánticos automáticos (estas herramientas con un twitt como el de la imagen tienden a mostrar una valoración muy positiva a pesar de su ironía o sarcasmo).

El SEO no será nunca reputación. El SEO es, importante sin duda, pero es visibilidad o encontrabilidad, ni las herramientas están ni tan siqueira cerca de hacer análisis semánticos y más lejos aún de extraer automáticamente la reputación de un clima de opinión online. En realidad, confundir el SEO con la Reputación es como confundir el maquillaje con la belleza.

¿QUÉ (SÍ) ES REPUTACION ONLINE?

Aunque ya he escrito posts sobre el tema parece oportuno plantear una definición de lo que se puede entender de forma compartida alrededor del concepto de reputación.

En el Diccionario de uso del español de María Moliner, la reputación aparece como el juicio que tiene la gente en general sobre la moralidad de otro y ésta se disfruta, goza y se tiene. Desde una perspectiva más normativa la reputación es definida en el Diccionario de la lengua española de la Real Academia Española como la opinión o consideración en que se tiene a alguien o algo y, en una segunda acepción, como el prestigio o estima en que son tenidos alguien o algo. En el Diccionario del español actual de Manuel Seco la reputación es la opinión de los demás respecto a una persona en el aspecto moral o profesional que aparece frecuentemente con los adjetivos buena, mala o equivalentes. Y establece el objetivo asociado a la reputación de conservar la reputación propia y mantener, así, la opinión en positivo que de nosotros tienen los demás.

Por tanto, podemos proponer una definición de Reputación como la construcción social alrededor de la credibilidad, fiabilidad, moralidad y coherencia que se tiene de una persona, ente, organismo, institución, empresa, etc. Esto es, la reputación sólo es parcialmente controlable por el sujeto ya que se crea y recrea a partir de las percepciones que conforman un estado de opinión, consideración y valoración de otros, a partir de las decisiones y comportamientos ético-morales y/o profesionales. Asimismo, se puede sostener que la reputación es una construcción social, un producto creado y acumulado de forma colectiva y que de manera inevitable tiene efectos positivos o negativos sobre el despliegue social, económico, etc. al tener una evidente connotación pública.

Igualmente, parece evidente que al tratarse de una construcción alrededor de las percepciones de otros a partir de nuestras acciones (u omisiones) la reputación no está bajo el control de manera absoluta, ni siempre ni por completo, aunque sí se puede gestionar en la medida en que se construyan de manera adecuada esas percepciones a partir de hechos relevantes para la opinión individual y colectiva.

En síntesis: La reputación online de una marca no depende de un Community Manager, no está en la web corporativa, no es el SEO, no es el orden de aparición en Google… está en la mente de los consumidores y sólo depende de las decisiones que toman las personas detrás de las marcas y cómo son percibidas por esos consumidores.

creative_commons

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Loading Google+ Comments ...
Follow

Get every new post on this blog delivered to your Inbox.

Join other followers: