Posted On junio 4, 2008 By In ALPINISMO, BLOG And 527 Views

Banderas, nostalgia y reyes destronados

Tenía el proyecto de regresar a Nepal este año y subir un 6.000, no parece que vaya a ser posible estoy en otras escaladas… No obstante, si ese proyecto se ha caído he podido cerrar otro: mi tesis doctoral, tanto tiempo pospuesta. Esta lista, Antonio, mi director me ha dicho que está muy bien. Hay pequeños retoques de citas necesarias para quedar bien, son asumibles. Ha sido otro maratón personal, en cinco meses he escrito cuatrocientas páginas para una tesis doctoral en sociología sin apenas momentos de desorientación.

Algo o alguien se queda siempre en el camino: amistades reducidas más de la voluntad… bah, que más da lo que se pierde si está perdido… la nostalgia es solo nostalgia, y aunque parezca algo material la nostalgia solo es pura inmaterialidad.

Nepal ha desalojado al rey tiranicida y las noticias dicen que se va a vivir como un plebeyo, lo dudo mucho. Lo que ocurre es que no seguira viviendo como un dios… no es una broma, es la última monarquía hindú de rasgos teocráticos… ese rey que debió leer y asimilar todas las tragedias shakespereanas (mi prefierida Ricardo III, deje unos meses la filosofía alemana de lado para hacer un seminario en inglés de Ricardo III conmi amiga Elisa y los compañeros alemanes flipaban con nuestras interpretaciones)

Herbert Tichy, el montañero y geólogo austriaco que formó parte de la primera ascensión al Cho Oyu, el sexto de los catorce ochomiles, escribió de las banderas orantes que siempre “se ven antes de divisar las aldeas, y se tiene la impresión de que no han sido levantadas posteriormente, para proteger a los poblados, sino que, en realidad, éstos han podido surgir porque ya estaban allí las banderas”. En cualquier caso, e independientemente de la posible paradoja arquitectónica, no hay edificación por sofisticada o elemental que sea que no pueden separarse las banderas de oración de las construcciones.

Cuando las colosales sombras de las montañas del Himalaya ocultan en la noche a los valles y antes de que el sol vuelva a bajar a ellos desde las cimas, las banderas oran y batallan como una reivindicación constante en la oscuridad sin dejar de esparcir su protección. Ondean paralelas al suelo debido a la violencia de las ventiscas y no dejan de agitarse hasta que las temperaturas invernales las convierten en banderas orantes de hielo como a las mismas montañas, como casi a toda la Naturaleza por encima de los cuatro mil metros, en lugares donde muy pocas personas se atreven a adentrarse hasta que vuelve la primavera y recobran sus formas, de regreso al movimiento con las suaves brisas de las mañanas y los vientos de los atardeceres. De nuevo vida y protección que esparcir por encima de los sonidos de la tierra, por debajo del aliento del cielo, en las montañas del cielo.

creative_commons

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Loading Google+ Comments ...
Follow

Get every new post on this blog delivered to your Inbox.

Join other followers: