Posted On Mayo 26, 2008 By In ALPINISMO, BLOG And 449 Views

La gran catedral blanca


La montaña más alta es el Everest; la de peor fama, el K2; la más legendaria, el Nanga Parbat. Sin embargo, el Annapurna es, con diferencia, el más letal de todos los ochomiles. Se ha calculado que uno de cada tres alpinistas que hollan su cima no regresa para contarlo: un espeluznante tributo humano. Cuando acudí a la fiesta con que Edurne Pasabán celebraba su regreso del Daulaghiri, le pregunté a Iván Vallejo (el ecuatoriano se ha convertido en el decimocuarto hombre en conquistar los 14 ochomiles del planeta Tierra) si pensaba acompañar a la vasca en alguna de las cumbres que le faltaban. «A cualquiera », respondió, con esa sonrisa indestructible que tanto tranquiliza a sus compañeros de cordada. «Menos al Annapurna». No tiene flanco fácil. La ruta normal está custodiada por grandes seracs, enormes palas de hielo que pueden desprenderse de súbito y barrer con una avalancha la vía de escalada. Casi todos los grandes ochomilistas lo dejan para el final. No hay ninguna montaña sencilla, pero Iñaki había dejado dos difíciles y peligrosas –el Annapurna y el Kanchenjunga– para intentar unir su nombre a esa serie de héroes que empezó con Reinhold Messner, continuó con Jerzy Kukuczka y encontró en los vascos Juan Oiarzabal y Alberto Iñurrátegui a dos españoles para la estirpe más selecta. No ha sido un serac ni un alud los que han detenido a Iñaki. A más de 7.000 metros, un ser humano es poco; los hombres, tan frágiles como teteras de porcelana. Iñaki ha muerto buscando la amplitud de los anchos espacios, los gélidos abismos donde el aire adelgaza hasta convertirse en recuerdo. Ha muerto intentando ir más allá, el viejo sueño que nos sacó de las cavernas hasta el silencio abstracto de la noche espacial. Ese viejo sueño que ahora reposa en las nieves heladas del Himalaya, en la gran catedral blanca del Annapurna. David Torres, columnista de EL MUNDO

creative_commons

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Loading Google+ Comments ...
Follow

Get every new post on this blog delivered to your Inbox.

Join other followers: